viernes, 6 de julio de 2012

SILTOLÁ



Extiendo sobre la mesa los últimos libros que Javier Sánchez Menéndez me envió, como hace habitualmente.  Muchas novedades de Siltolá y su propia obra, aparecida en Los papeles del sitio: Teoría de las inclinaciones.  

Pienso que esta imagen no es solo la de la generosidad, sino la de un pequeño gran triunfo.  Recuerdo que hace apenas tres años, cuando Javier me propuso publicar mi primer poemario en Siltolá, la editorial era todavía una idea.  Hoy es una realidad que aúna pluralidad de colecciones, autores y voces junto a una forma de publicar en la que se mantiene una relación calidad-precio de las más interesantes en el panorama nacional.  Desde el papel a la tipografía, me consta que se cuida cada detalle como si cada libro y cada colección fuesen una pequeña obra de arte. 

A veces las cosas salen, avanzan, crecen.  Y yo me alegro infinitamente. No se trata esta vez de hablar de los autores, pues de alguno me ocuparé más adelante.  Pero no habría libros si no hubiese iniciativas así, iniciativas que nacen vivas aunque algunos miren siempre por encima del hombro de los sueños.  Tu mejor respuesta: los libros encima de la mesa. 

Enhorabuena y gracias, Javier. 

     http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/12/andalucia/1339520380_216033.html
Clic aquí 


2 comentarios:

Sara dijo...

Yo querría aprovechar este espacio, con tu permiso Olga, para darle también mi enhorabuena a Javier. Me encanta saber que su labor es reconocida ¡Felicidades y mucho ánimo!

Olga Bernad dijo...

Pues sí, hay veces que las cosas van saliendo, y eso merece un reconocimiento. Mucho trabajo y algo de intuición hay detrás. Y muchísimo futuro por delante. Me gusta formar parte de ese sueño y también que se haya mezclado con el mío.
Un abrazo y muy buen verano, Sara.