miércoles, 15 de diciembre de 2010

Hembra...

Hembra que entre mis muslos callabas
de todos los favores que pude prometerte
te debo la locura.

Lepoldo María Panero, El último hombre, 1984.

12 comentarios:

Dyhego dijo...

¿Eso quiere decir que en el amor debe prevalecer la locura?
Salu2.

Olga Bernad dijo...

No lo sé, Diego. La verdad.
Pero hay algo en este poema que me conmueve con la misma rotundidad con la que otros me dejan indiferente. Me parece una cuchilla de afeitar sobre el amor y sus milongas. No porque quiera serlo, sino porque lo es.
"Hembra que entre mis muslos callabas..."

Durrell dijo...

El poema y tu comentario: "No porque quiera serlo, sino porque lo es".
Como tú.

Olga Bernad dijo...

...piedra pequeña, como tú.
Sorry, no he podido evitar la canción;-)
Vaya, gracias, Durrell.

Sara dijo...

"Te debo la locura". Rotundo. Perfecto.

Olga Bernad dijo...

De todos los favores que pude prometerte...

Sí, tiene una rotundidad aplastante y a la vez sugiere muchas cosas; no es una rotundidad que cierra, sino que abre nuestras posibilidades de pensar y sentir.
Me parece muy bueno.

Blackbird dijo...

Para ser poeta ¿hay que estar un poco loco y amar sin medida?
¿O hay que amar tanto que uno enloquezca?

Olga Bernad dijo...

O incluso dejar de amar locamente, Blackbird.
Creo que este poema lo escribe alguien que ya no ama.
No sé que es lo que hay que hacer para ser poeta, pero sé que algunos lo son y otros no. Aunque escriban muchos poemas.
Ay.

MIESFE - 64 dijo...

El amor nos lleva a la locura !!!
Gracias Olga por pasarte y comentar mi blog
Feliz Navidad

Olga Bernad dijo...

Estuve cenando con María Teresa Gómez hace poco y me habló de tus fotografías. Gracias a ti por seguirme doblemente;-)
Y sí, yo creo que sí, nos lleva a algún tipo de locura.
Feliz Navidad.

Jan Puerta dijo...

Los hermanos Panero son muy especiales. Leopoldo, quizás más.
Un abrazo

Olga Bernad dijo...

Yo siempre digo que a mí los Panero me gustan todos, hasta la madre;-)
Sí, sigue siendo especial, más allá de sí mismo. Qué importa.
Estos tres versos son un poco de oro oscuro que se las arregla para brillar.
Un abrazo y bienvenido a este blog.